Estrenos Junio

domingo, 25 de marzo de 2012

La crìtica una realidad de los autores


Cuando autores cèlebres reciben crìticas,tienen la ventaja de tener  la piel dura(curtida de cìticias atravès de su vida literaria) con respecto a los emergentes que desfallecen facilmente ante las opiniones buenas, malas o muy malas de sus obras.  La historia nos ha demostrado que esas crìticas no siempre han sido verdaderas, algunas fruto de envidias o de pensamientos contrastantes.  Críticas que les desprestigiaban y que incluso hubieran podido empujarles a renunciar a la literatura de haber sido lo suficientemente impresionables; por suerte no lo hicieron. He aquí algunas muestras. Aldous Huxley, el autor de Un mundo feliz, tuvo que escuchar críticas de este estilo: que su obra era propagandística, lúgubre y pesada. Y Tolstoi, entre otras, autor de Ana Karenina, leyó al respecto de esta novela que era basura sentimental. A nuestro G.A. Bécquer le criticaron sus famosas Rimas, llamándolas suspirillos germánicos. De Romeo y Julieta se dijo que era pésima, y Voltaire anatemizó Hamlet afirmando que resultaba vulgar y bárbara, la obra de un salvaje borracho. Sobre Hojas de hierba, del gran poeta Walt Whitman, se emitió el juicio de que la posteridad no querría saber nada de su obra. A Flaubert se le procesó por inmoral, la novela en entredicho fue Madame Bovary, llegando a decirse de él que no era un escritor. De Balzac se aseguró que nunca conocería la fama porque no era un escritor importante y que al cabo de cien años nadie le recordaría. En cuanto a Cumbres Borrascosas se dijo que se trataba de una novela confusa, inconexa e improbable cuyos personajes eran primitivos y más brutos que el hombre prehistórico, amén de que se trataba de una obra impropia de haber sido escrita por una mujer. A Lolita de V. Nabokov, se la tildó de pornográfica desestimando la soberbia descripción psicológica de los protagonistas. Y a Hemingway, en sus comienzos, le devolvían las obras, con una fría nota de rechazo que le llenaba de desesperación. ¿Para qué continuar? Los hechos hablen por sí mismos, lo único lamentable de estas críticas es que hicieron daño a muchos escritores, pero encierran una saludable enseñanza: la de no dejarse abatir por opiniones adversas y continuar escribiendo, que, a fin de cuentas, es lo único que importa.

1 comentario:

  1. Mi querida amiga, extraordinaria entrada, al tiempo que ilustrativa, de cómo la crítica literaria siempre es subjetiva, en la que el crítico, sin poder o sin querer evitarlo, plasma en las argumentaciones críticas hacia la obra de un escritor sus fobias, sus envidias y sus fracasos.
    Por otra parte, gracias por tus premios; no sé si merezco tantos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Dejame un comentario